Quesos

¡Sí! ¡Los quesos veganos existen!

Una de las tantas facetas de ser vegano es tratar de organizar nuestra alimentación en función del consumo de vegetales y en la armonía con la naturaleza. Esto no significa que debamos olvidar la experiencia de disfrutar quesos,  ¿A QUIÉN NO LES GUSTAN? Con seguridad podemos afirmar que hay muchas personas que no son veganas por el sabor que tienen por los quesos de origen animal, y lo difícil que resulta dejar de consumirlos. Todos son apto celíaco y aptos para personas intolerantes a la lactosa.

Por eso en esta sección te vamos a mostrar muchas recetas y como prepararlas para que hagas tus propios quesos veganos. No necesitas tener balanza, pero si licuadora o mixer. Usamos distintos tipos de ingredientes como la papa, los garbanzos, semillas de girasol, almendras, anacardos (castañas de cajú), maní, incluso algunos que quizás no conozcas: LEVADURA NUTRICIONAL, FÉCULA DE MAIZ, FÉCULA DE MANDIOCA, KEFIR, PROBIOTICOS. Se consiguen en dietéticas, incluso podés comprar sueltos a granel. Los vamos a preparar de diferentes texturas, para untar, firmes, rallados, chedar, mozzarella y más. Te aseguramos que no vas a extrañar nada pero nada de los quesos derivados de animales. La preparación en casa requiere que aprendas a identificar los ingredientes, esmero y alegría a la hora de probar, ensayar, degustar.

 

Recetas

¿Qué son los quesos veganos?

Son una alternativa a los quesos producidos con lácteos. Aportan nutrición, salud y menos calorías en relación con los quesos tradicionales. Además su textura y sabor son muy similares. Pueden pasar por procesos de fermentación y estacionamiento.

quesos-veganos-caseros

No solo podemos preparar nuestros propios quesos veganos (es lo mejor), también hoy en día podemos encontrarlos en casi cualquier cadena de supermercados, como también en tiendas o dietéticas naturistas.

quesos veganos supermercado

Siempre tenemos que recordar que al realizar nuestros propios quesos veganos, tenemos mejor control de los alimentos que consumimos. Esto es una gran ventaja con respecto a los quesos comprados ya que es difícil saber de sus procesos y demás etapas de fabricación.
Cuando se realizan los quesos derivados de productos animales, sobre todo a nivel industrial, se produce  explotación,  maltrato y  gran sufrimiento de estos. Podemos cambiar el rumbo de la industria alimentaria con pequeños granos de arena que van marcando el curso del mundo cuando nos unimos.

 

 

Ir arriba